¿Qué son los tanques de flotación?

Te resulta difícil saber cuánto tiempo ha pasado pero tus músculos parecen haberse relajado hasta tal punto que apenas puedes sentirlos.

Tus pensamientos también se evadieron. Estás flotando en la oscuridad y en el silencio. El agua está salada y tu mente, en blanco.

"La sensación es que no hay sensación, tu mente se despega de tu cuerpo. No hay nada igual en el mundo", explica Gary Mossman, un joven británico de 26 años.

Cómo y por qué puede ser bueno meditar.

Gary es tatuador de profesión y utiliza con frecuencia los tanques de relajación, donde flota durante horas en agua caliente en busca del "estado theta", un estado de somnolencia o trance que espera que le ayude a ser más creativo con sus diseños, "haciendo de su mente un lienzo en blanco y dibujando cosas completamente originales"

Aislamiento sensorial

Las cámaras de flotación existen desde la década de los 50 del siglo pasado.

Al principio se utilizaban para explorar y experimentar con diversos estados de concienciaFue el controvertido neurofísico estadounidense John C. Lilly quien estudió por primera vez en 1954 el aislamiento sensorial en cámaras de flotación para analizar la respuesta del cerebro humano a estímulos externos.

"A través del aislamiento sensorial podemos ser una herramienta de cambio muy valiosa para el individuo moderno", aseguran los gerentes de Ku Flotarium en su página web.

Pero, ¿en qué consisten exactamente estas cámaras de flotación?

Relajación absoluta

El periodista de la BBC Tom Ireland decidió comprobar por sí mismo cómo funcionan estos tratamientos.

"Voy a la deriva entre ensoñaciones y una sensación de que estoy flotando en el cielo nocturno. Y me resulta difícil saber si tengo los ojos abiertos o cerrados", explicó.

Ireland asegura que, cuando terminó su experiencia con un fuerte resplandor luminoso se despertó "con sueño y desorientado" y se sentía "como si le hubieran puesto boca abajo" pero admite que se habría quedado en el tanque mucho más tiempo.

"Estar flotando completamente desnudo en una cámara de agua caliente, que parece un útero materno, es raro pero muy agradable", explicó.

El hombre que inventó la relajación

Además de ser oscuros y estar insonorizados, los tanques de flotación contienen agua muy salada para que los usuarios puedan flotar, incluso si se quedan dormidos.

El aire y el agua están a la temperatura exacta de la piel, posibilitando la pérdida de toda sensación exterior.

Apenas sin poder ver, oír o sentir nada, una hora en una cámara de flotación conduce a un profundo estado de relajación que se asemeja a los efectos de la meditación.